¿Cómo mantener caliente nuestra casa?

0
2245

Consejos para mantener una temperatura ideal en el interior de nuestro hogar

Conservar nuestra casa caliente, rentabilizar nuestra calefacción y reducir la cuantía de su factura. Bajo estos objetivos se describen a continuación diversos consejos que nos ayudarán a pasar un invierno calentito.

Todo depende de la zona donde vivamos, de la orientación de la casa, número de horas de sol al día, la temperatura ambiente, clima… Son muchos factores pero lo habitual es mantener una casa rondando los 20ºC en invierno y de día. Por la noche, con la ayuda de mantas, sábanas calientes y el propio calor humano conseguiremos entrar en calor, más si cabe cuando dormimos acompañados. Fuera de la cama, a esas horas de la noche lo habitual es que el termómetro ronde los 15ºC. Aunque puede llegar a menos. Principalmente si nos alejamos del Mar Mediterráneo.

No obstante, resulta básico reducir, minimizar e incluso eliminar toda fuga de la calefacción, evitando así que nuestra inversión en calefacción se convierta en un gasto.

Persiana_Villa_Aimee_COPIA
Puertas exteriores e interiores y ventanas suelen ser las principales salidas del calor del hogar así como los accesos del aire frío externo. Conseguir y mantener unos buenos aislantes, así como comprobar que todas las ventanas permanecen cerradas nos ayudará a conservar la temperatura ideal y deseada. No obstante, también deberemos renovar diariamente el aire de nuestro hogar.

Además también comprobaremos que las puertas, ventanas y cristales de nuestra casa no permiten que corra el aire. De ser así deberemos sellar con silicona, masilla, cola o burletes –tiras de goma o tela que tienen relleno de estopa o algodón y que se ponen en los cantos de las hojas de puertas y ventanas–. Aún así, lo aconsejable en todo momento es que nuestras ventanas tengan instalados sistemas de doble acristalamiento con aislamiento térmico reforzado. De esta manera, una cámara aislante impide el paso de aire y los cambios de temperatura e insonoriza las casas de todas las molestias exteriores (ruidos, vientos, entrada de polvo, suciedad…).

Aunque no suele ser muy habitual, se aconseja tener cortinas para invierno y visillos para verano. Sí, las cortinas además de ser un importante elemento decorativo que nos permiten crear espacios íntimos, también nos ayudan a mantener y conservar la temperatura de nuestros hogares. Las cortinas de inviernos deben ser gruesas y contener materiales aislantes. Cortinas que abriremos durante los días soleados, permitiendo que entre en nuestro hogar energía solar natural que ayudará a mantener una habitación caliente durante bastante tiempo. En verano bastará con colgar visillos finos que permita pasar la brisa del mar al interior de nuestros hogares.