Cómo disfrutar del viaje a Isla Tabarca (II). Lugares a visitar en nuestra visita a la Isla de Tabarca

0
1298
Puerta de Tabarca
Puerta de Tabarca

En nuestro anterior post, comprobamos que la Isla de Tabarca es un tesoro al alcance de los numerosos visitantes de ciudades tan cercanas como Benidorm, Alicante, Santa Pola, La Marina, Guardamar, Torrevieja y Orihuela Costa. Está situada en pleno Mar Mediterráneo, a tan sólo 8 kilómetros del puerto de Santa Pola y a 22 de Alicante. Estas dos son las principales ciudades desde donde diariamente, en verano, zarpan barcos desde sus puertos hasta alcanzar la costa tabarquera. Pero también es accesible desde los puertos de Torrevieja y Guardamar.

A medida que nuestro barco se acerca a la Isla de Tabarca comenzamos a ver las pequeñas calas y playas de aguas transparentes, así como el puerto marinero donde atracará nuestro barco o lancha rápida.

Entre la oferta turística de la isla destaca la amplia oferta de restaurantes, cuya especialidad es el tradicional caldero, el plato típico de la isla. Sin duda, los pescados de la isla son el ingrediente principal de la cocina tabarquera: arroz a banda, arroz negro y fideuá.

Una visita a la Isla de Tabarca invita a pasear por lugares como su muralla milenaria con las distintas puertas como la de Levante o de San Rafael; de la Trancada o de San Gabriel; la de Tierra, de Alicante o de San Miguel. Otros bellos lugares que bien merecen nuestra visita es la Iglesia de San Pedro y San Pablo, la Torre de San José y el Faro de Tabarca, así como el Museo Nueva Tabarca, situado en el edificio Almadrava.

Las principales fiestas de Tabarca se celebran el día 29 de junio, coincidiendo con el día de San Pablo y San Pedro. No obstante, julio y especialmente agosto son los meses con mayor afluencia de visitantes a esta pequeña isla alicantina que tiene censados menos de 100 habitantes.

Y para quienes disfrutan de los lugares sumergiéndose en sus cristalinas aguas, Isla Tabarca pone a disposición de sus respetuosos y medioambientales visitantes la reserva marina de la Isla de Tabarca, de más de 1.400 hectáreas, que rodea la Isla. Se trata de la primera reserva marina de toda España, pues fue declarada el 14 de abril de 1983. Sin lugar a dudas, se trata de un espectacular refugio marino tanto para la flora y fauna situada en este entorno tan privilegiado del Mar Mediterráneo. La flora que podremos encontrar en sus aguas está compuesta principalmente por praderas de posidonia oceánica, algas verdes y rojas. Y la fauna marina viene dada por numerosos bancos de meros, dots, chernes, dentones, doradas, pargos, salpas y obladas. Además, en ocasiones se pueden divisar langostas nacras, gornorias, erizos de mar, estrellas de mar, esponjas y tortugas bobas. Y en el mejor de los casos, incluso, de simpáticos delfines.
Todo ello invita a incluir en nuestra mochila de viaje las gafas y tubo de bucear.