El salmorejo paso a paso: tu aliado para un verano 10

0
162

Que estemos en pleno verano y sus planes como baños en la playa o largos en la piscina de la urbanización para combatir el calor es una excusa más que perfecta para prestar atención a nuestra alimentación. 

¿Qué te aconsejamos durante el verano? Hidratarte y una dieta equilibrada para hacer frente al cansancio, cuidar la piel y, lo más importante, cuidar nuestras emociones. La receta para cuerpo y mente la encontramos en la dieta mediterránea

Te recomendamos que en la nevera de tu casa este verano no falten ingredientes para preparar platos refrescantes como un salmorejo o un gazpacho, ricas ensaladas y macedonias o batidos de frutas para llenarte de energía, tanto por dentro como por fuera. 

Te ayudamos con nuestro plato veraniego preferido de la dieta mediterránea para recargarte de vitaminas y cuidar tu salud. El salmorejo cordobés: fresco, nutritivo, bajo en calorías, sencillo y económico.

Ingredientes para prepararlo (4 personas):

  • 1 kg de tomates maduros.
  • 150 gr de pan con buena miga (típicamente se utiliza el pan de telera Cordobés).
  • 1 diente de ajo.
  • 100 gr de aceite de oliva virgen extra.
  • 1 cucharadita de sal.

Para acompañar: 

  • 2 huevos.
  • Jamón serrano en taquitos

La receta paso a paso:

  1. Cocer los huevos. Si necesitas enfriarlos rápidamente, déjalos a remojo en agua fría.
  2. Lava los tomates, córtalos en cuartos y colócalos en el vaso de la batidora (también puedes utilizar una batidora de mano o un robot). Tritura durante un par de minutos hasta que la mezcla sea bastante homogénea.
  3. Vierte el zumo de tomate que has preparado en un bol haciéndolo pasar a través de un colador para que quede fino y no incorpore pieles ni pepitas.
  4. Trocea el pan y añádelo a ese bol.
  5. Remueve todo junto para que el pan se humedezca, y déjalo reposar unos 10 minutos.
  6. Enjuaga el vaso de la batidora con un chorro de agua fría, escurre y vuelve a introducir la mezcla de tomate y pan en él. Incorpora además el diente de ajo pelado y la sal.
  7. Tritura todo un par de minutos, y mientras está la batidora en acción ve incorporando el aceite de oliva poco a poco para que emulsione perfectamente, es decir, para que quede integrado en la mezcla.
  8. Prueba y rectifica de sal si es necesario, y también puedes añadir un poquito de agua si está muy espeso, aunque lo ideal es que esté suficientemente denso como para aguantar el peso del acompañamiento de huevos y jamón. 
  9. Déjalo reposar en la nevera hasta que esté bien frío, al menos una hora, aunque de un día para otro está aún más sabroso.
  10. Pela los huevos y troceálos como prefieras. Haz lo mismo con el jamón, lo ideal es que esté en pequeños taquitos.

Un plato para chuparse los dedos y que beneficia a tu salud. ¡No hay excusas! Disfrutar el estilo de vida mediterráneo te permite disfrutar de la gastronomía a otro nivel. Y cuidar tu organismo de arriba abajo.

¡Nos vemos en el siguiente post!