¿Cómo puedo ahorrar con la factura de la luz?

0
1058

Como bien sabréis, el precio de la luz ha subido recientemente. Es por ello por lo que os traemos unos consejos para ahorrar energía sin perder calidad de vida.

La calefacción es lo que más energía consume, casi la mitad del gasto energético en un hogar. Por ello, es recomendable tener un buen aislamiento. El PVC es una buena opción para evitar las fugas de calor. Las cortinas y las alfombras también pueden ser grandes aliados para calentar nuestra casa en invierno y si las colocamos en los lugares más fríos de las casas podremos ahorrar hasta un 25% en la factura de la calefacción. Otra recomendación, aunque parezca muy obvia, es aprovechar la temperatura ambiente, esto es, beneficiarnos de las horas de sol para que el calor entre a nuestras casas sin tener que estar usando la calefacción. Otro derroche energético es enfriar o calentar la casa antes de llegar a casa, suponiendo un aumento considerable de nuestra factura. Hemos de ser conscientes que subir un grado la temperatura de nuestra vivienda puede aumentar un 7% el consumo energético.

En cuanto a la luz, hemos de estar muy concienciados con utilizar bombillas LED, su consumo es muchísimo menor, concretamente un 85% con respecto a las bombillas tradicionales, mientras que su vida útil es de 40.000 horas. De esta manera reduciremos considerablemente el gasto de luz. Además, a la hora de establecer fuentes de iluminación en una habitación, es muy conveniente tener en cuenta el uso que le vamos a dar a la habitación, no estaremos igual en la habitación de invitados que en la salita, por lo que la elección de luces fuertes deberá ir acorde. Así mismo, deberemos tener en cuenta la cantidad de luz que entra en la habitación para aprovecharlo lo máximo posible.

Un error muy común es apagar, sin llegar a desenchufar, los aparatos eléctricos. Aunque estos aparatos estén apagados, siguen consumiendo energía y puede llegar al 7% del consumo total según Eurostat y producen un gasto de 7.000 millones de euros anuales.

Otro punto interesante son los electrodomésticos ¿Sabíais que un frigorífico de clase A+++ puede llegar a consumir un 70% menos que uno de clase media? En general, este tipo de electrodomésticos suelen ser más caros, pero a la larga nos saldrán mucho más económicos.

El agua suele ser también un importante actor en el ahorro energético. Aunque es cierto que, hasta hace unos años, era mejor lavar con agua caliente, hoy en día ya no es necesario. Son muchísimos los detergentes que nos permiten lavar con agua fría. Aprovechemos ésta circunstancia para reducir un poco más nuestra factura.

Las duchas también pueden ser un enemigo acérrimo de nuestro ahorro. Es muy recomendable darnos duchas cortas, así ahorraremos agua y dinero.

Esperamos que estos consejos os hayan servido de ayuda y podáis ponerlos en práctica.

¡Hasta pronto!